Cosas útiles que le puedes decir a una persona con depresión

No es fácil luchar contra la depresión; pero no hace falta que la sufras para hacer sentir mejor a los que la tienen. Si quieres ayudar a alguien con depresión pero no sabes muy bien qué decir te sugiero algunas frases:
“Estoy aquí para lo que me necesites”
Al decirle a alguien que estás ahí para lo que necesite, y al demostrárselo de verdad, probablemente le estés ayudando más de lo que crees. “Para comprender a esa persona, tienes que reflexionar un poco”, “Los familiares, amigos y otras personas importantes tienen la oportunidad de ayudar sin ser juiciosos, aunque sea sólo ayudarlos para conseguir una cita, tomarse los medicamentos o ajustarse a una rutina diaria”.
“No estás solo”
La depresión te puede hacer sentir que estás cruzando un túnel oscuro. Es importante que los seres queridos dejen claro a la persona deprimida que no tiene que sufrir ese trastorno por sí sola. Puede parecer desalentador al principio, pero es útil recordar que los sentimientos son temporales y que tú estarás ahí. Dile: ‘Somos tú y yo contra la depresión, y ganaremos'”.

“No es tu culpa”

“A veces la gente con depresión siente que lo que les sucede es porque algo no funciona bien dentro de sí mismos”,  “Cuando estás con gripe, eres incapaz de acordarte de lo bien que estabas antes. Pues cuando tu cerebro es el principal objetivo de la enfermedad, es incluso más difícil sobrellevarlo, porque tu mente está igual de afectada que el resto del cuerpo; pero sientes que es tu culpa. Es importante transmitir que entiendes que están sufriendo una enfermedad casi del mismo modo que ocurre con la gripe”.

Para los que no entienden los complicados matices de la depresión, parece lógico pedir a alguien que “alegre esa cara” o preguntarle cuál es el motivo de su tristeza. Sin embargo, estas frases sugieren que la depresión es algo con lo que han elegido vivir. Todo esto da a entender que la persona está haciendo algo para estar en ese estado,  “No es su elección. Igual que tú no decides tener la gripe, tampoco has pedido tener depresión y no vas a recuperarte tan rápido como te gustaría. Si no pensamos de esa forma, incrementas la posibilidad de que alguien se victimice”.

“Iré contigo”

Tanto a sesiones de terapia o consultas médicas como a la farmacia. “La cura no llega de la noche a la mañana, pero acompañarles durante el proceso de tratamiento puede ayudarles a ver la luz al final del túnel”,  “Lo único más difícil que animar a alguien a buscar tratamiento es asegurarse de que lo sigue y lo completa. Al ofrecerte a ir con ellos, no sólo les estás apoyando, sino que les estás diciendo que lo que tienen se puede tratar y que no hay que dejarlo pasar como si no tuviera importancia”.

“¿Qué puedo hacer por ti?”
También puedes ayudar haciendo cosas factibles,  si te ofreces a hacer algo con ellos, aunque sólo sea pasear o sentarte en el sofá, les envías el mensaje de que estás dispuesto a intentar que se sientan mejor, lo cual supone también seguir un horario normal y cumplirlo a diario. “Es importante animar a los que sufren depresión a que sigan haciendo lo necesario para mantener su equilibrio diario”. “Esto incluye mantener una rutina de sueño, comidas, ejercicio y sociabilización. Suena sencillo, pero es importante de verdad”.

“¿Qué tipo de pensamientos tienes?”

Tiene importancia el preocuparse por si ese ser querido está luchando contra su trastorno. Esto incluye tratar temas como el de los pensamientos suicidas, aunque resulte muy incómodo.

“No tengas miedo a preguntarles qué están pensando; la depresión puede ser una enfermedad letal. La mentalidad de ‘no preguntes, no digas’ pone a la gente en grave peligro. El no preguntar nunca puede hacer que la gente empeore. Al no preguntar te arriesgas a desconocer algo terrible que puede estar sucediendo”.

¿Y cómo preguntar a alguien si tiene pensamientos suicidas?,  lo mejor es acercarse con compasión. “Tienes que normalizar los pensamientos, pero estigmatizar el comportamiento”. “Explícale que con la depresión es normal tener esos pensamientos, pero que [el suicidio] no debería ser una opción”.

Nada
A veces, tu sola presencia puede ser lo suficientemente últil para alguien que sufre depresión. Lo que te puede parecer simple en realidad puede ser un gran gesto.
“Un gran componente de ayuda es, simplemente, estar presente”. “Lo más importante está en tus acciones y en tus palabras. Haz saber a esa persona que no la has dejado; que estás ahí para ayudarla”.

 

Traducción de Marina Velasco Serrano de:  | Por Linsay Holmes

 

15 cosas que a tu hijo adolescente le encantaría que supieras…

1. Respétame. Yo soy mi propia persona, no sólo tu hijo. Puede que a veces tenga opiniones diferentes de las tuyas. Otras veces tendré ganas, simplemente, de ser tu niño. Respétame de las dos formas.

2. Sigo queriendo divertirme contigo y sentir que en casa estoy seguro y feliz. Así que sonríe.

3. Necesito tomar algunas decisiones por mí mismo, y quizás también cometer mis errores. No hagas mi trabajo ni me saques de todos los apuros. No tienes por qué ser mejor que yo en todo. No seas condescendiente; no tienes por qué impartirme tu sabiduría y experiencia cada vez que tenga un problema. Por favor, deja que yo te pida ayuda. Si no te la pido, quizás quiero solucionarlo por mí mismo. Déjame que despotrique y no me des consejos. A veces, es justo lo que necesito, soltarlo todo y que tú me escuches.

4. A veces, estaré de mal humor y frustrado. Deja que ocurra (pero no permitas que sea maleducado contigo; eso nunca está bien). Quizás sea sólo un estado de ánimo o algo pasajero para lo que todavía no estoy preparado. Si no te pones a hacer cosas a mi alrededor y no me interrumpes o intentas resolverlo a la primera, quizás me sienta lo suficientemente cómodo para contarte las cosas.

5. Confía en que haré mi trabajo. Si no, puedes ayudarme a gestionar el tiempo, pero no pienses que no puedo hacerlo si no te he dado motivos para ello. No des por hecho que no puedo ocuparme de mis cosas sólo por mi edad. Cree en mí.

6. Está muy bien cuando me pides que te cuente lo que estoy aprendiendo o que te explique en lo que soy bueno. No tienes que ser un genio en la programación de ordenadores para que te pueda enseñar algunas cosas chulas, por ejemplo. Dime si te parece bien, y puedo enseñarte estas cosas desde el principio.

7. No me gusta el teatro, y me sorprende lo mucho que te gusta a ti. ¿Te parece mal tener a este alien lunático en tu casa?

8. Si no te gustan mis amigos, parece que no confías en mi criterio o que crees que soy un estúpido en mis elecciones. O las dos cosas. Pregúntame qué me gusta de ellos, qué cosas nos gusta hacer juntos o quién es el último amigo que he hecho. Abre más tu mente. Si, aun así, consideras que mis amigos son una mala influencia, te necesito a mi lado mucho más.

9. A veces me siento completamente abrumado y necesito evadirme un rato. No me estoy convirtiendo en un gusano y no me quedaré en mi habitación mirando una pantalla durante el resto de mi vida. Quizás sólo el resto de la tarde.

10. Discutiré contigo a cada paso que me obligues a dar y que vaya en contra de mis intereses: hacer ejercicio, hacer los deberes, escribir una nota de agradecimiento, tocar el piano, pedir perdón a mi hermana, ducharme, ponerme desodorante… tantas y tantas cosas. Aun así, creo que me tienes que obligar a hacerlo. Sé que me sentiré mejor si sudo y me ducho a diario, si estudio y mañana demuestro que estoy preparado, y esto y lo otro. ¡Lo sé! Pero, por favor, no me agobies. Quizás no soy capaz de hacer directamente lo que debería. Necesito que me lo recuerdes, aunque me queje. Tú sigue recordándome las cosas.

11. Explícame los motivos de tus críticas y castigos. Me da miedo si no entiendo algo que ha hecho que te enfades mucho conmigo. A veces, más que una regañina, lo que necesito es un abrazo o un achuchón. Sobre todo cuando parezco más un puercoespín que un cachorrito.

12. Necesito tener mis propias bromas con mis amigos sin explicártelas. Es así como conectamos. No tienes por qué involucrarte en cada aspecto de mi vida para que yo te siga queriendo y necesitando.

13. Si mi vida social te parece excesiva, quizás tienes que obligarme a tomarme unas pequeñas vacaciones. No obstante, la mayoría de las veces, lo que necesito es reflexionar sobre cómo equilibrar la vida online y la vida real. Ahora tengo la oportunidad de aprenderlo, con tu ayuda. Si me limito a bajar las persianas y a encerrarme en casa sin internet, no podré aprender a edificar una vida normal a través de tus consejos. Tómatelo con calma y deja que te explique lo que ocurre. Habla las cosas conmigo. Pregúntame más y dime menos.

14. Quizás te apetece pasar el rato conmigo, sobre todo si te sientes estresado. Podemos ir al parque o tomar un helado. No está nada mal eso de hacer algo juntos de vez en cuando sin discutir ni tratar de resolver nada.

15. Me gusta que pienses que soy divertido. O interesante. O genial. De hecho, me preocupa lo que pienses de mí. Por favor, dime algo específico de mí que te guste, porque, a veces, yo no soy capaz de encontrarlo por mí mismo. Seguro que pongo los ojos en blanco, pero tus palabras y tu criterio me importan, y lo tendré en cuenta: lo bueno y lo malo. Lo guardaré como un tesoro, aunque pierda las llaves, la cartera y la identificación. Lo cual probablemente pase. Más de una vez. Lo siento.

Y hay otra cosa superimportante que deberías saber: el hecho de que mis opiniones sobre esto o sobre cualquier cosa cambien mañana mismo no significa que no las defienda hoy intensamente. Recuerda que te quiero. Y recuérdame que tú también me sigues queriendo.

EQUINOTERAPIA

La Equinoterapia o hipoterapia es un método terapéutico y educacional que se realiza con caballos para tratar problemas, físicos, psicológicos y sociales.

Incluye deporte ocio y terapia, indicada para todo tipo de personas a partir de los 3 años y especialmente para personas con discapacidades físicas, psíquicas o sensoriales y personas en conflicto.

Beneficios de la hipoterapia

Esta tipo de terapia se recomienda a personas que padezcan enfermedades y discapacidades como: esclerosis múltiple, autismo, síndrome de Down, espina bífida, traumas cerebrales, distrofia muscular, anorexia, así como enfermedades neurodegenerativas y traumatológicas. Entre los beneficios de este tratamiento destacan:

  • En el área psicológica / cognitiva: mejora la autoestima y el autocontrol de las emociones, así como la confianza en uno mismo y la capacidad de atención; trabaja la memoria y potencia el sentimiento de normalidad.
  • En el área de comunicación y lenguaje: mejora y aumenta la comunicación gestual y oral, así como la articulación de las palabras.
  • En el área psicomotora: la hipoterapia mejora el equilibrio, la coordinación, los reflejos, la planificación motora, la capacidad de relajación de la musculatura y el estado físico en general; fortalece los músculos y reduce los patrones de movimiento anormales.
  • hipoterapia2En el Centro LAKOTA se realiza una programación individualizada y seguimiento dependiendo de las necesidades terapéuticas de cada usuario, encontrándose beneficios en las áreas cognitiva, social, ocupacional, emocional y del lenguaje.
    • El Centro LAKOTA se encuentra ubicado en Les Tanques Viladecans. teléfono: 670 381 621

¿Qué es la psicología?

La Psicología es al mismo tiempo una ciencia y una profesión que estudia e interviene en elcomportamiento humano individual.

En cuanto ciencia, la psicología busca explicar diferentes aspectos del funcionamiento mental del ser humano y su interacción con otros, tales como el aprendizaje, la perfección, la memoria, el lenguaje, la personalidad, etc.

En cuanto profesión, la Psicología usa procedimientos, técnicas y herramientas para diagnosticar, evaluar, y ofrecer orientación o tratamiento a las personas de todas las edades.

Share

 

RELAJATE

Las TÉCNICAS DE RELAJACIÓN suelen ser bastante efectivas a la hora de lograr una cierta calma psicológica.

En Psicologo Sant Boi te invitamos a conocer una breve introducción, aunque en consulta tendrás la oportunidad de profundizar mucho más en ellas.

Te esperamos!!!!!

 

Share

 

PSICOLOGÍA INFANTIL Y ADULTOS

Psicólogo Sant Boi, como centro de Psicología y Psicoterapia está dirigido a personas que en algún momento de  su vida necesitan la ayuda de un profesional para salir adelante. Tratamos problemáticas tales como ansiedad, depresión, fobias, problemas de pareja y estrés. Atendemos a niños, adolescentes y adultos.

Problemas de ansiedad

Depresión

Alteración de conductas

Si desea más información sobre cualquiera de nuestros servicios, póngase en contacto con nosotros al teléfono: 675 95 23 46

O envíenos un mail a:     psicologo.santboi@gmail.com